Las naves industriales cumplen numerosas funciones. Además de los usos habituales que conocemos como albergar la producción y el almacenamiento de bienes industriales, podemos dar otros usos a la nave industrial de forma complementaria que ofrecen generar y aumentar los ingresos tales como:

Almacenar todo tipo de mercancías o archivos.
Almacenar mercancías es uno de sus usos principales pero también se están utilizando como centros de datos, debido a que aquí se pueden instalar los servicios informáticos necesarios. Muchas empresas están comenzando a utilizar las naves industriales como oficinas de respaldo para cuando aparezca una situación de crisis y así tener otra oficina a la que acudir y desde la cual se puede seguir trabajando sin afectar al rendimiento del negocio.

Alquilar el espacio en el tejado o en la fachada.
Se puede alquilar este espacio para poder instalar antenas de telefonía móvil, estaciones meteorológicas, placas fotovoltaicas…
También se pueden alquilar las cubiertas de la nave como soporte para elementos publicitarios como carteles, murales, etc.

La industria del alquiler.
Existe la posibilidad de alquilar parte de la nave u oficina que no esté siendo utilizada a otra empresa.
También es posible alquilar equipos y maquinaria y sería necesario usar la nave para almacenar aquellos que no estén siendo usados.

Lugar de reuniones.
Existen naves que pueden ser utilizadas para desarrollar actividades tales como eventos sociales (cumpleaños) o ceremonias religiosas. Además, si por ejemplo, la nave se usa para una actividad logística, se podrían crear también salas de reuniones donde poder atender a los proveedores y posibles clientes.

Rodajes de películas o series.
Empresas de televisión optan por rodar en naves las escenas de su serie o película donde pueden crear el decorado y almacenar su material de grabación, fuera de la vista de curiosos.

Práctica de deportes.
Son muchos los deportes que hacen uso de las naves.
– CrossFit por ejemplo, requiere de mucho espacio para poner los distintos tipos de pesas, circuitos, etc.
– Existe el golf virtual o espacios para mini golf.
– Canchas de tennis o paddle.
– Circuitos para karting.
Las naves cuentan con baños y se podrían reconvertir las oficinas en vestuarios si fuese necesario.

Venta online.
En caso de las ecommerce, cuando se alcanza cierto volumen de ventas, lo mejor sería comprar o alquilar una nave industrial para almacenar y distribuir tu mismo los productos a los clientes. Así ahorrarás costes de compra al proveedor y de transporte, al contratarlo y distribuirlo por tu cuenta.

Mercadillos o tiendas outlet.
Son muchas las marcas que optan por vender su mercancía a bajo coste. Por ejemplo, las de ropa deportiva o los juguetes baratos. También se usan los espacios para los mercadillos solidarios.

Exposiciones.
Es posible distribuir la nave o alquilar el espacio para exposiciones de terceros. También se puede organizar la mitad de la nave como expositor en caso de tener muebles o coches que enseñar a los clientes, por ejemplo, y la otra mitad dedicarla a oficinas.

Naves residenciales.
Si las regulaciones lo permitiesen, las naves se pueden convertir en viviendas llamadas «loft» y esta se podría alquilar o vender posteriormente.

Como se puede observar, hay muchos usos de la nave industrial por lo que comprar o alquilar este inmueble saldría bastante rentable. Ya sea complementando una actividad industrial o proporcionándole nuevos usos o incluso poniéndola a disposición de terceros para la generación de ingresos mediante su alquiler. En Factor Industrial disponemos de una selección disponible para satisfacer sus necesidades de negocio. Consúltenos para más información.